Abruzzese en 10 fotos

Una experiencia perfeccionada a lo largo de generaciones

Albina y Francisco
Jorge y su padre Pascual

 

Jorge y Victoria, marido y mujer, y actuales dueños de Abruzzese tuvieron la amabilidad de compartir su historia con nosotros. En el año 1937, una pareja de italianos llamados Albina y Francisco, abuelos de Jorge, abrieron el establecimiento en su ubicación original. El restorán tuvo éxito de manera que fue heredándose por generaciones hasta llegar al día de hoy, en un nuevo espacio adoptado luego de la pandemia.

El nuevo local está montado en una casa colonial que no ha sido modificada, por lo que se puede observar el ladrillo expuesto, los techos y pisos originales, dando así una sensación muy acorde a la gran historia que los acompaña.

«Lo que hizo grande a Abruzzese fue la carta, extensa, abarcando casi todos los productos del mercado, pastas, lomos, supremas, mariscos, pescados e incluso ranas (a la provenzal), que fue un plato muy exitoso hace muchos años cuando lo estrenaron» destaca Jorge.

ㅤㅤㅤ
ㅤㅤㅤ

En la barra, dirigida por Nicolás Erazun, nos invita a expandir las fronteras probando una coctelería ciertamente experimental, sin límites, que busca atraer a público nuevo y sacar de su zona de confort a los usuales.

«En este cóctel (La seconda damigella) buscamos hacer un juego de texturas, el líquido , la espuma de mango, el crocante del coral, y el perfume de pino limón» menciona Nicolás.

Los trabajadores de Abruzzese son, en su mayoría, personas que los han acompañado durante muchos años, ya que gran parte de ellos trabajan en el establecimiento desde hace más de 20 o 30 años. Asimismo, los clientes son reincidentes, siendo algunos amigos de toda la vida de los dueños, que vienen desde hace décadas.

«Hay chicos que venían con sus padres cuando eran niños, y ahora vienen a cenar con sus parejas» nos cuenta Carlos, el mozo con más años de experiencia en Abruzzese y un cercano amigo de muchos de sus clientes.

Cuando le preguntamos qué quieren generar en sus clientes, Jorge respondió «Amistad y fidelidad, es parte de nuestra historia e identidad, que sigue hoy»

Suprema imperial
La seconda damigella: Vodka, ananá, néctar de sauco, lima, mango, pino limón
Aperol, gin, cordial de manzana verde, limón, Chandon Delice, hibisco

 

 

 

ㅤㅤㅤㅤㅤ

En mi experiencia personal la comida del local es muy abundante, rica e interesante, proponiendo platos clásicos que no aburren en absoluto. Respecto a la coctelería, la encuentro muy bien ejecutada, tanto en el profesionalismo de los tragos como en la cálida bienvenida de los barman al sentarnos en la barra.