Un recorrido por la nueva fábrica de La Mantequería

Una puesta en valor de la auténtica medialuna de manteca. De eso trata La Mantequería, una marca que ha logrado posicionarse en el rubro de la facturería con sus sabrosas medialunas. El mejor hojaldrado, esponjosa, mucho almíbar… las medialunas de La Mantequería son las más aclamadas de los platenses.

Un proyecto que se inició de un recuerdo que quedó impregnado durante años en la memoria (y en el paladar) de Pedro Jáuregui Lorda. Luego de desempeñarse como maestro quesero en La Serenísima, alquiló un local y puso su propia panadería en su Pellegrini natal. La vida lo trajo a mudarse a La Plata y a abrir en 2015 el primer local de La Mantequería, en calle 11 e/ 54 y 55. En este pequeño local se comenzaron a hornear las primeras medialunas, con su receta inspirada en los años dorados de la Confitería París, un producto que Pedro probó de joven en su paso por la ciudad durante el Servicio Militar y que nunca dejó de recordar.

Hoy La Mantequería cuenta con más de 10 sucursales y provee a reconocidas cafeterías de la ciudad de Buenos Aires. Este proyecto familiar mantiene fiel el concepto de lograr una medialuna de calidad suprema. Junto a Pedro un gran equipo de trabajo que está en constante movimiento indagando sobre materia prima orgánica con productores de la zona, para brindar un producto sin agregados químicos, que alimente, y apoyar la identidad gastronómicas. Esto acompañado con una experiencia de sabor sorprendente.

 

Esta semana la familia Jáuregui Lorda celebró la apertura de su nueva fábrica, en otro barrio (Los Hornos) y con mayores dimensiones. Junto a un grupo de periodistas y referentes foodies de la escena local disfrutamos de un recorrido por la planta donde se elaboran las facturas. Porque además de medialunas, La Mantequería produce croissants, rolls, cañoncitos de dulce de leche y crema pastelera, enroscaditas, sacramentos de membrillo, vigilantes, tortas negras, entre otras.

Fuimos recibidos por Pedro y su hijo Iñaki. Ambos comparten la misma pasión por lo artesanal. «Hace 2 años que no hacía una medialuna», desliza Iñaqui cuando los anfitriones demostraron sus habilidades en la sala de amasado. Claro, el joven de 24 años es maestro heladero y se puso al frente de la otra pata de la empresa familiar: La Mantequería Helados. Un mise en place para que pusieramos apreciar los ingredientes que utilizan: harina 0000 de Molino Campodónico, azúcar orgánico libre de gluten, levadura, leche fresca (fluida), huevos pastoriles y manteca seleccionada por el mismo Jauregui Lorda  «Hice una cuidadosa selección del producto. La manteca es fundamental. Me muevo en 4 marcas: Sancor, Verónica, Ilolay, La Paulina que son las que tienen un mejor proceso de deshidratación y que funciona mucho mejor en las preparaciones», confiesa.

Durante el recorrido pasamos también por la sala de horneado, y ¡la de almíbar! donde se les da el toque final a las medialunas y otros preparados. Luego llegó el momento de la degustación, donde nos deleitamos el paladar y también los oídos ante cada bocado crujiente de las croissants.

      

      

      

En Instagram: @la_mantequeria