La Ruta de la Medialuna en La Plata

Son un clásico presente en los desayunos y meriendas de los argentinos. Presente en las panaderías, cafeterías y en los espacios delis. Para lograr un buen producto, los hacedores utilizan una fórmula que ganen textura y sabor: manteca y grasas de la buena, harinas de primera calidad pequeñas cantidades de levadura y larga fermentación. Todos los días se hornea una cantidad determinada y hasta agotar stock. En esta nota, un recorrido por La Plata

La Mantequería
Un proyecto de Pedro Jáuregui Lorda inspirado en un recuerdo que le quedó en el paladar desde los años dorados de la Confitería París. Desde 2015, La Mantequería viene ofreciendo al público medialunas de suprema calidad. Harina 0000 de Molino Campodónico, azúcar orgánico libre de gluten, levadura, leche fresca (fluida), huevos pastoriles y manteca seleccionada por el mismo Jauregui Lorda: «Me muevo en 4 marcas: Sancor, Verónica, Ilolay, La Paulina que son las que tienen un mejor proceso de deshidratación y que funciona mucho mejor en las preparaciones», confiesa. Junto a Pedro un gran equipo de trabajo que está en constante movimiento indagando sobre materia prima orgánica con productores de la zona, para brindar un producto sin agregados químicos, que alimente, y apoyar la identidad gastronómica.
Pequeñas, esponjosas y almibaradas.
Dónde: 10 e/ 46 y 47, y sucursales.
En Instagram: @la_mantequeria

Atalaya
Quién no visitado alguna vez el parador rutero de Atalaya? Desde hace 80 años, Atalaya elabora medialunas donde el secreto está en utilizar 100% manteca de primera calidad. A mediados de siglo XX, el pastelero español Borromeo García creó la fórmula y hoy se respeta a rajatabla.
Si bien el paso del tiempo y los cambios de hábitos fueron motivo para sumar nuevos productos, las medialunas de Atalaya siguen siendo su ítem estrella. Está hecha con ingredientes de primerísima selección: harina Campodónico, manteca La Paulina, azúcar Ledesma. E l proceso de maduración se respeta (un día y medio para la fermentación). Otra de las claves, dicen en Atalaya, es que en fábrica hay buenas napas de agua. Apocos kilómetros está Villa del Sur. Todos estos factores hacen que la medialuna sea distinta.
Suaves y dulces, pintadas en almibar.
Dónde: Diag 74 esq 120 / Av 7 e/ 43 y Plaza Italia
En Instagram: @atalaya.laplata.centro

Lebrel
Dedicación, oficio y grandes profesionales. Con una fórmula propia que fueron perfeccionando. “Llegamos a lograr esta pieza por las ganas de hacer algo único, que sea distinto al resto y valga cada mordisco” dicen Augusto y Tina. Lebrel ofrece en su panadería medialunas con ingredientes de primera calidad, y con un almíbar característica cuya receta conservan en secreto. Las venden por unidad porque son de gran tamaño; y la llaman “Luna”. “Si no es la más grande de la ciudad, pega en el palo”, enfatiza Tina. Crocante por fuera y masa alveolada en su interior. Si la querés rellena de jamón y queso te la sirven fría o calentita, como prefieras.
Dónde: 12 esq 58
Lunes a sábados de 9 a 19
En Instagram: @lebrel.panaderia

Wige
Marcos y Manuel son hermanos. Desde chiquitos estuvieron vinculados con la gastronomía (su mamá Maria del Carmen es la dueña de Fermina, una panadería de Barrio Norte).
Manuel estudió pastelería en el IAG y siempre ayudó en la cocina de Fermina. En pandemia comenzó a incursionar en la masa madre y a partir de ahí comenzaron a planear juntos este proyecto, un espacio donde se fusionara la panadería moderna con cafetería. Fue así que surgió Wige Kaffe.
Café de especialidad de Motofeca, y productos de panadería moderna como laminados, panes de masa madre y focaccias. Un pintoresco local con azulejos rosados y un mostrador donde encontrás tentadoras creaciones: pan de chocolate, croissants, fosforitos, palmeritas, rolls de canela, y todo lo que vaya saliendo. Pero las medialunas dulces almibaradas (receta familiar con casi 30 años de historia) y las saladas de grasa con sus bordes delgados y crujientes, insuperables.
Dónde: 5 e/ 38 y 39
En Instagram: @wige.kaffee

La Espelta
Es una de las últimas aperturas en la ciudad. La Espelta, una panadería moderna con café de especialidad creada por Valentín Díaz, un joven de 21 años que comenzó a bucear por el mundo de la masa madre en plena pandemia de forma autodidacta, y que fue aprendiendo el oficio de su paso por lugares como la prestigiosa Panadería Artiaga (en Saavedra) y La Bollería de Juan Manuel Herrera en Berisso.
Primero experimentó con los panes de harina orgánica. Vendía a familiares y amigos. Luego, fue sumando diferentes piezas de panadería y repartía en distintas cafeterías. Este año, con la ayuda de sus padres pudo cumplir un deseo: tener un lugar donde ofrecer al público sus creaciones en donde también encuentren café de especialidad.
La Espelta, cuyo nombre hace referencia a un tipo de cereal que es muy noble. Encontrás un mostrador con las piezas de panadería elaboradas en el día con materia prima de primera calidad. La especialidad: los laminados. Y las medialunas XL, extraordinarias en textura y sabor. Dulzor equilibrado y de miga suave.
Dónde: 50 entre 10 y 11
En Instagram: @laespelta

Baker House
“La medialuna nuestra no es muy distinta a las demás”, dice Emiliano el panadero de Baker House. “Nuestro ingrediente principal (y el que no se negocia) es el tiempo que lleva, desde el amasado hasta el horneado. Muchos creen que el secreto es la receta o los ingredientes, pero en realidad es el proceso el que marca la diferencia”.
Emi no duda de que la medialuna es un producto insignia en la gastronomía argentina y que cada uno le da una distinción especial. Las medialunas de Baker House son grandes, aireadas, con una leve crocantez y suaves al paladar. A Emi llegar a la receta ideal le llevó años. Aprendió a hacerlas en su primer trabajo. “Fueron años de prueba y error, de cambiar desde la harina hasta la manteca. Es una búsqueda constante y siento que la medialuna que yo quiero está muy cerca de lograr”.
Hasta hace unos días lo veíamos en Botánica. El panadero está planeando su nuevo espacio.
En Instagram: @_bakerhouse_